Así calificaron al exdirector del Inder, hoy concejal de Medellín, Carlos Romero, más conocido como el “mocho” Romero, en su corto paso por esta dependencia del deporte en la ciudad.

Cuentan las fuentes informadas, que realmente las épocas doradas del Inder fue con la gerencia de Alicia Eugenia Vargas Restrepo y que las épocas grises se vivieron con la gerencia del señor Romero, quien fue el primer director en la historia, que deja que reduzcan el presupuesto para la contratación del recurso humano, lo que obviamente disminuyó personal en la entidad como los formadores en Medellín, menos personal más carga laboral, es decir, se vivió un total acoso laboral en esos tiempos, es lo que nos dicen algunos de los damnificados.

Además, en algunas comunas, se dejaron de prestar algunos servicios como: escuelas populares, intercolegiados, ludotecas y canas al aire, el programa de los adultos mayores, de los abuelos que somos los que más cuidamos; pues al parecer, los recursos de la contratación se desviaron hacia un operador llamado Metroparques, para desde allí, hacer contratación directa.

Tal parece no se cumplieron algunos indicadores y metas planteados en el Plan de Desarrollo de Medellín, el señor Romero pediría entonces a los funcionarios, modificar las cifras, es decir disminuirlas, para de esta manera, poderlas alcanzar.

Dicen nuestras fuentes confiables, que al parecer, utilizó recursos del área de comunicaciones para fortalecer su imagen, pues su intención era volverse a lanzar al Concejo de Medellín, si no se daba la salida del exconcejal Alex Flórez, hoy candidato al Senado; hoy el señor Romero logró su cometido, llegar a la corporación de los medellinenses, después de la renuncia del señor Flórez.

Nuestros más de 3 millones de reporteros en Medellín, también nos contaron que Carlos Romero, nunca utilizó el vehículo de la entidad asignado para la dirección general, contrató transporte de placa blanca, al parecer, pagado obviamente con recursos de la misma entidad, hay que decir que dicha contratación no es ilegal, pero nos preguntamos: ¿para qué contratar otro vehículo, teniendo uno a sus servicios, y pudiendo invertir ese dinero en otros temas, ejemplo, la contratación de más formadores? Realmente es una forma de dilapidar los recursos contratando otro vehículo.

Pero hay más, despidió profesores con basta experiencia y expertos en temas deportivos y contrató inexpertos de un reconocido gimnasio de la ciudad, al parecer, hasta modificando perfiles para que cumplieron con las exigencias del cargo.

Finalmente, los abuelos de nuestra ciudad, además de que se les redujo su programa canas al aire, también se les incumplió al parecer, con los compromisos hechos en el cabildo mayor, por tal motivo hay una inconformidad general por parte de este gremio y nos cuentan que no quieren ver ni en pintura al concejal de Medellín, Carlos Romero.

Póngale cero a la gestión de Carlos Romero en el Inder. Esperemos si hace alguna cosita en el Concejo de la ciudad……sino empiezan los inconformes: “para afuera, para afuera, para afuera, para afuera”