La Alcaldía de Medellín rechazó los hechos violentos presentados ayer en el estadio Atanasio Girardot, previo al partido entre Atlético Nacional y América del Cali que dejaron varias personas lesionadas, entre civiles y miembros de la Policía Nacional. Durante la reunión de la Mesa de Convivencia, comodidad y Seguridad del Fútbol se confirmó que el partido del próximo jueves por Copa Libertadores, frente al Melgar del Perú, no se jugará en el estadio Atanasio Girardot.

“Quiero informar que se ha tomado una decisión concertada con la mesa del fútbol. No se juega el jueves en la ciudad de Medellín, porque no hay las garantías para poder jugar en paz y que no ocurra lo del domingo”, señaló el alcalde encargado de Medellín, Óscar Hurtado Pérez.

Desde el Gobierno Nacional también hubo un rechazo rotundo a las acciones violentas presentadas en el estadio Atanasio Girardot y sus alrededores y se solicitó a las autoridades individualizar a los responsables de estos hechos. Igualmente, respaldaron las decisiones que se tomaron de manera concertada entre la administración Distrital y los demás actores.

“Nosotros tenemos una responsabilidad y es proteger la vida de las personas, no exponer a los policías, a los jóvenes, a los ciudadanos y por eso le informamos a la Conmebol que en Medellín no habrá partido el día jueves”, puntualizó el alcalde (e).

Durante la reunión, la administración Distrital propuso crear espacios de diálogo, incluso con presencia de otras organizaciones, para garantizar que se pueda llegar a acuerdos y resolver los conflictos.

Igualmente se propuso a los directivos del Atlético Nacional y a la barra Los Del Sur, dialogar y llegar a acuerdos que les permita mantener relaciones armónicas.

El escenario deportivo, como consecuencia de los desmanes, sufrió daños en su sistema contra incendios en la tribuna sur, por lo que se adelantará un proceso de revisión y reparación para garantizar que toda la red funcione correctamente.